La Madre de la Medicina Moderna

Henrietta Lacks era esposa y madre de 5 hijos en Turner Station, Maryland. En 1951, Henrietta fue admitida en el Hospital Johns Hopkins por sangrado y dolor abdominal. (Johns Hopkins era el √ļnico hospital en el √°rea en ese momento que trataba a los afroamericanos). A la Sra. Lacks le diagnosticaron c√°ncer de cuello uterino, aunque en realidad ten√≠a un tipo de c√°ncer llamado adenocarcinoma.

  • Johns Hopkins
  • En ese momento, el tratamiento del c√°ncer era lo que ahora podr√≠amos considerar b√°rbaro. La Sra. Lacks soport√≥ la inserci√≥n de tubos de radio en su vagina, que era un tratamiento com√ļn para el c√°ncer de cuello uterino y el adenocarcinoma durante ese tiempo. Este ¬ętratamiento¬Ľ caus√≥ quemaduras internas y externas por radiaci√≥n y no cur√≥ su c√°ncer. Ten√≠a 31 a√Īos cuando muri√≥. Su m√©dico, el Dr. Howard Jones, tom√≥ muestras de sus c√©lulas cervicales cancerosas y sanas durante su tratamiento. Estas c√©lulas llamaron la atenci√≥n del director de investigaci√≥n de cultivo de tejidos de la Johns Hopkins, el Dr. George Otto Gey, quien not√≥ algo interesante en ellas: a diferencia de otros tipos de c√©lulas cancerosas, las c√©lulas de Henrietta no parec√≠an morir cuando fueron extra√≠das de su cuerpo. Con agua y un medio de crecimiento nutritivo, las c√©lulas de la Sra. Lacks fueron capaces de dividirse lo suficientemente r√°pido como para poder ser cultivadas. El Dr. Gey hab√≠a estado tratando de dise√Īar un m√©todo para cultivar c√©lulas de tejido humano fuera del cuerpo, y hasta Henrietta, no hab√≠a sido capaz de dise√Īar un m√©todo que funcionara.

  • Cultivo celular.
  • Usando las c√©lulas de Henrietta, el Dr. Gey logr√≥ crear una ¬ęl√≠nea celular inmortalizada¬Ľ, un grupo de c√©lulas que pueden crecer y cultivarse indefinidamente. Estas c√©lulas, conocidas como c√©lulas HeLa (para He nrietta La cks) han estado disponibles comercialmente para la investigaci√≥n cient√≠fica desde mediados de la d√©cada de 1950 y se han utilizado en proyectos que dieron a luz la vacuna contra la polio, la fertilizaci√≥n in vitro y los tratamientos de quimioterapia. Se han utilizado en medicina para desarrollar tratamientos para la leucemia, la gripe, la hemofilia, el herpes, la enfermedad de Parkinson y otros. No tendr√≠amos clonaci√≥n o mapeo gen√©tico sin c√©lulas HeLa. No sabr√≠amos de cromosomas sin las c√©lulas HeLa. Las vidas que han sido salvadas o mejoradas por las c√©lulas inmortales de Henrietta pueden estimarse en cientos de millones. El impacto que las c√©lulas HeLa han tenido en nuestro conocimiento cient√≠fico colectivo es inconmensurable. Sin embargo, la importancia del impacto que sus c√©lulas tuvieron en nuestra historia colectiva no niega el hecho de que Henrietta Lacks y su familia fueron tratados injustamente. La forma en que el Dr. Jones adquiri√≥ las c√©lulas de la Sra. Lack (sin su consentimiento expreso y por escrito) fue muy poco √©tica y, seg√ļn los est√°ndares actuales, se considerar√≠a un delito.

  • Imagen de fluorescencia multifot√≥nica de c√©lulas HeLa te√Īidas con la toxina fijadora de actina faloidina (roja), microt√ļbulos (cian) y n√ļcleos celulares (azul). Microscopio de barrido l√°ser personalizado Nikon RTS2000MP (Wikipedia).
  • Actualmente, es ilegal tomar c√©lulas o cualquier otra parte del cuerpo humano para investigaci√≥n (u otro uso) sin obtener el consentimiento informado del donante. Sin embargo, en la d√©cada de 1950, no exist√≠an reglas sobre el consentimiento o sobre c√≥mo debe consultarse o compensarse a una persona por el uso de sus propiedades biol√≥gicas. A pesar del lucrativo negocio del que las c√©lulas de Henrietta son la base, su familia nunca ha sido compensada por el uso de sus c√©lulas. Sus hijos no sab√≠an del impacto que su madre tuvo tanto en la ciencia como en la medicina hasta la d√©cada de 1970, cuando los investigadores se acercaron a ellos para preguntarles sobre la recolecci√≥n de sangre para un estudio gen√©tico posterior. La familia Lacks ahora tiene alg√ļn control sobre lo que sucede con la informaci√≥n gen√©tica de Henrietta, a trav√©s del NationalInstitute of Health. Sin embargo, ese control s√≥lo se aplica a las personas que buscan acceso al genoma ahora secuenciado que eligen acceder legalmente -a trav√©s de los NIH- y es imposible imponerlo a los investigadores o empresas que simplemente secuencian el genoma de las c√©lulas por su cuenta.

    Se recortan las columnas de la derecha de la alineaci√≥n-1″>

    Las células inmortales de Henrietta Lacks han sido parte de algunas de las investigaciones y descubrimientos médicos más importantes de la historia de la humanidad. Es imperdonable que ella sea una nota a pie de página apenas conocida en nuestra historia. En celebración de la Historia Negra y en apoyo a la eliminación de la marginación y el abuso sistémico de la gente de color, le animamos a que aprenda más sobre Henrietta Lacks y su legado:

    Enlace a la pel√≠cula ¬ęLa vida inmortal de Henrietta Lacks¬Ľ, 2017 de Amazon

    https://www.hopkinsmedicine.org/henriettalacks/index.html

    La vida inmortalLa Henrietta carece Foundation‚ĄĘ‚ĄĘ¬Ľ – Henrietta carece Foundation‚ĄĘ¬Ľ frameborder=¬Ľ0″ marginmarginscrolling=¬Ľno¬Ľ> Compartir

    You May Also Like

    Leave a Reply